El plan de parto es  algo que preparan las parejas con anticipación y en las consultas prenatales lo van compartiendo con su médico para que  conozcan cuales son sus deseos para el nacimiento de su bebé. 

Esto implica sentarse y darse  la tarea de expresar en papel la manera en que quieren recibir a su bebé .

Tuve la fortuna de acompañar a una pareja y éste fue el plan que ellos con todo cariño e ilusión prepararon. Me es muy grato compartirles que sus deseos fueron cumplidos y respetados por el equipo médico y las enfermeras que los atendieron durante el nacimiento.

Se caracterizó por un ambiente de respeto, tranquilo en donde por momentos sólo escuchábamos la respiración y la vocalización de la madre. El sonido  ligero y relajante del agua en la tina para mantener la temperatura adecuada. Algunos susurros del padre que la animaban y reconfortaban. Los celulares se quedaron en el olvido y quizá por ser de madrugada, sólo estábamos los que teníamos que estar. Las pocas palabras del médico sólo fueron para alentarla y las mías, su Doula, para sugerir por momentos algunas posiciones y animarla.

El ambiente le permitió soltarse y abandonarse en sus sensaciones y bañada por las hormonas del parto fuimos testigos de la llegada de Elisa.  Sin prisas, todos pudimos presenciar el milagro de la vida. El rebozo, la silla de parto, los masajes, el agua........fueron sus aliados.

La pediatra también conocía su plan de parto y se respetó en su mayoría ya que Elisa presentó algunos problemas en adaptarse con la respiración. La doctora en todo momento les explicaba lo que sucedía y cuando consideró oportuno permitió el contacto piel con piel.

Los invito a que todos los futuros padres preparen su plan de parto, compártanlo con sus médicos y sean ustedes las protagonistas del nacimiento de su bebé.

Patricia