Primero que nada quiero felicitar a Experiencia por el excelente trabajo que realizan todos los días para ayudarnos. La verdad debo confesar queal principio yo era uno de esos típicos maridos muy escépticos acerca de tomar el curso psicoprofiláctico, pues pensaba que todo sería una gran pérdida de tiempo y mi mujer tuvo que llevarme casia rastras,  para ir a la primera clase. Las primeras dos clases sufrí mucho, porque sentía que los conceptos que nos estaban dando, no necesariamente correspondían con lo que yo pensaba que iba suceder en el parto o cuando naciera mi bebé; sin embargo con el paso de las clases me fui dando cuenta que las herramientas que nos brindaron, iban a ser muy útiles cuando llegara el momento. Hoy, cuando mi bebé ya tiene tres meses de edad, les puedo decir que realmente todo lo que vimos en el curso, es algo muy práctico y útil tanto en el día del parto, como durante los primeros meses. De manera especial quiero felicitar y agradecer profundamente a Guadalupe Trueba quien es un gran ser humano y una excelente instructora, porque a pesar de que yo fui uno de esos participantes incómodos que todo cuestionan y frecuentemente objetan, ella siempre nos apoyó, especialmente el día que nació mi bebé ( 20 dic 2011), ya que ese día después del parto, empezamos a tener el típico problema de lactancia y decidí llamarla para ver si nos podía ayudar, y a pesar que eranlas fiestas de fin año, ella muy amable como siempre, me contestó y me dijo que llegaba en 10 minutos por que andaba por el rumbo, lo que yo no sabía es que tuvo que salirse de su comida de fin de año para ayudarnos. Sin decirles mentiras, llevábamoscerca de dos horas tratando de que la bebé tomara la leche materna sin ningún éxito y ni las enfermeras, ni mi esposa, ni yo, ni siquiera mi suegra lo logramos, las enfermeras ya hasta habían traído las famosas pezoneras y ni así pudimos lograr que la bebé se enchufara en el seno. Encuanto llegó Guadalupe, de inmediato sentimos un gran alivio al verla, después, la realidad es que se hizo dueña de la situación y como por arte de magia después de dos o tres minutos, Guadalupe logró que María Julia, nuestra bebé, empezara a tomar la leche materna. Para todos aquellos maridos que probablemente van a tener a su suegra ese día en el hospital queriendo dar instrucciones, les puedo decir que Guadalupe también es un experta manejando esas situaciones, pues con mucha amabilidad y tacto le explicó a mi suegra cómo debían ser las cosas respecto a la lactancia actualmente, lo que me hizo sentir muy apoyado y tranquilizó mucho a Pili mi mujer. Desdeesa fecha hasta el día de hoy María Julia sigue creciendo y la verdad estamos muy contentos y agradecidos por todo lo que Experiencia y en especial Guadalupe hicieron por nosotros, por lo que les recomendamos ampliamente elcurso,  porque la verdad es algo muy útil, en especial para los que somos papás por primera vez.

Saludos! Fernando Streber