El nacimiento de mi hijo Rodrigo fue sin duda mi mayor reto y el mejor, donde conocí verdaderamente mi capacidad de fortaleza, paciencia, concentración y empoderamiento. El parto para mi fue conjugar al máximo mi estado físico y espiritual que no había experimentado.

El haber tomado el curso impartido por grandes personas; como Guadalupe y Mercedes, en el que a parte de aprender y obtener valiosa información para decidir de qué manera queríamos vivir nuestro parto, conocimos a increíbles personas que fueron el mejor equipo de trabajo y quienes en todo momento mostraron respeto, paciencia, complicidad y mucho amor por su profesión.

Gracias Ana por tu acompañamiento en todo momento y entrega en los últimos momentos, que ayudaron a calmarme y volver a retomar mi capacidad de concentración. A José Luis Larios por ser un médico excepcional que respeta y cree en la naturaleza de la mujer y a la Dra. Penélope que es una extraordinaria pediatra. 

Y sobre todo, gracias esposo Rodrigo por estar conmigo, por compartir esta gran experiencia de transición que nos hizo padres, porque fuiste el mejor acompañamiento y apoyo que tuve, porqué sé que tú también sentías y porque creíste en tu bebé y en mí. Te amo infinitamente. Gracias por esa complicidad que nos une en todo momento. 

No tengo más que agradecer a Dios por permitirme ser madre, conocer gente increíble y contar con un esposo excepcional.

Johana


El haber tenido la oportunidad de tomar el curso en “Experiencia" nos permitió tener toda la información necesaria para que todo fuera maravilloso. Gracias infinitas a Ana por su ayuda, por llevar siempre de la mano a mi esposa Johana a que esto fuera un éxito, por enseñarnos que no existe dolor tan grande que pueda superar el amor a un hijo. Gracias a mi esposa Johana por permitirme vivir cada momento a su lado y demostrarme que es una guerrera que jamas se da por vencida. Gracias a todo el equipo del Dr. Jose Luis Larios que siempre trataron con todo respeto y amor, a mi bebe y a mi esposa.

Rodrigo 


Y para nosotras queridos Johana y Rodrigo, queda agradecer la confianza depositada en nuestro grupo. Estamos convencidas de que todo lo que necesitan las parejas embarazadas cuando llegan a “Experiencia” es sentirse en el espacio de respeto y apoyo genuinos que merecen cuando están esperando el nacimiento de sus hijos.

Es realmente hermoso observar la manera como se transforman los miedos con los que llegan al curso. La manera en la que los padres movilizan sus energías y las encausan en la búsqueda de quienes realmente quieren a su lado para esta Experiencia de vida que es la de convertirse en padres.

Desear con ilusión que llegue el día del parto en lugar de temerle para que de una vez acabe lo que se teme, es uno de nuestros propósitos; y por lo que ambos expresan, la misión se ha cumplido.

Fue un gusto haberlos acompañado en el nacimiento  de Rodrigo y ser testigo y admirador de su entrega, su fortaleza, su amor y el trabajo armónico de todos los que tuvimos el privilegio de estar con ustedes.

Felicidades y gracias por haber confiado en nuestro trabajo.

Guadalupe, Mercedes y Ana.