Por este medio mi familia y yo tenemos el enorme honor de presentarles a nuestro amado Leonardo. 

mujeres divinas.png

Gracias a Dios y a la vida llegó a mis manos después de un trabajo de parto muy rápido, lo que me permitió (aunque no estaba planeado) dar a luz sola y poder recibirlo yo misma en mi cuarto de hospital. Así que a final de cuentas pude tener el parto poco intervenido que tanto deseaba.

Gracias a todas porque de una forma todas ustedes estuvieron presentes en ese momento que me tomó totalmente por sorpresa, todo lo que he aprendido de ustedes y sobre todo la confianzas en el parto natural y en mi cuerpo  que aprendí de ustedes me dieron la oportunidad de recibir yo sola a mi hijo, sin la ayuda ni dirección de nadie mas que de Dios y de la sabiduría de todas la mujeres.

Las abrazo a todas desde aquí donde me encuentro todavía loca de amor y oxitocina y reafirmo una vez mas que una experiencia, positiva o negativa de parto, es el inicio para una maternidad difícil o totalmente placentera.

Besos y bendiciones a todas y muchas gracias por todo su apoyo y compañía.

Leonardo, Santiago, Alvaro y Karla